Las mujeres cubanas en Cecilia Valdés y La nada cotidiana: la maternidad, el cautiverio y la trasgresión

Este articulo se propone ver la figura de la mujer en el discurso sobre la construcción de la nación cubana. Partiendo de dos momentos distintos, el siglo XIX y la revolución cubana, y tomando el concepto de “cautiverio” de la antropóloga mexicana Marcela Legarde, se analizan las obras de Sap de Gertrudis Gómez de Avellaneda y La nada cotidiana de Zoé Valdés. Este contraste permite evidenciar las transformaciones históricas, las permanencias y cambios, los cruces de género, raza, clase que van construyendo tanto una posición normativa como posiciones transgresoras de maternidad y conjugalidad en la isla.   

Violencia y plasticidad: fugas del rostro y el cuerpo en Ana Mendieta

Este escrito explora cuatro obras de Ana Mendieta: Untitled (Glass on Body Imprints-Face) (1972), Untitled (Self-Portrait with Blood) (1973), Blood Writing y Blood Sign (ambas de 1974). El cuerpo de Mendieta es leído como un cuerpo plástico capaz de fisurar corporalidades normativas (de género, nación y raza) por medio de la violenta desfiguración de su propio rostro. Para sostener esta idea, el artículo se divide en tres partes: primero, contextualiza la vida y la obra de Ana Mendienta; segundo, explora el sentido y los efectos de la violentación sobre el rostro en la oba de la artista; finalmente, se exponen las conclusiones.

De la invisibilización de las trabajadoras domésticas haitianas

El objetivo de este artículo es confrontar ciertos aportes teóricos de Nicole-Claude Mathieu con mi investigación sobre la articulación de relaciones sociales estructurales de sexo, de clase y de raza y la migración del trabajo de las mujeres en Haití y en Francia. Las mujeres campesinas se vuelven trabajadoras domésticas en Puerto Príncipe, lo que permite a sus patronas dedicarse al trabajo no doméstico y acceder a la migración internacional. En Francia, estas, a su vez, se vuelven trabajadoras domésticas y les permiten a sus patronas francesas dedicarse al trabajo no doméstico. Para entender esta cadena de trabajo, de migración y de sustitución, entre 2009 y 2012 entrevisté a cinco categorías de mujeres, en Haití (campesinas, sirvientas y patronas) y en Francia (migrantes haitianas y patronas francesas).

Está de moda no estar a la moda

El presente trabajo surgió a partir de un interés inicial por el papel de la ideología de la moda en revistas autorizadas. Lo anterior implica que, por un lado, el carácter autorizado de nuestras fuentes excluye el posible uso de mariales como catálogos de tiendas de ropa, blogs de moda o comentarios/conversaciones en redes sociales alrededor de la temática, etcétera; y, por otro lado, que el énfasis fue puesto en las continuidades discursivas proporcionadas por la lectura de Vogue Latinoamérica e Infashion Colombia, motivo por el cual, vale aclarar, las mujeres son referidas siempre en el marco estricto de un análisis discursivo que remite a la textualidad de las revistas. Incluso cuando, como parte de nuestra estrategia y estilo argumentativos, se traen a colación entrevistas y nombres propios, éstos son tomados en cuanto efectos del discurso y no como expresiones pertenecientes a personas particulares; de hecho nuestra perspectiva se distancia de los enfoques psicologizantes y etnográficos, aun cuando tomemos herramientas analíticas del psicoanálisis con el fin de desentrañar las complejidades de la ideología.

[Guía de lectura] Feminismo y teoría de la reproducción social

Con frecuencia se resume el aporte del feminismo marxista al imperativo de articular la opresión de género a la explotación capitalista: desigualdades salariales, dobles jornadas, medios tiempos impuestos, etc. Esta aproximación sugiere que el marxismo propone, esencialmente, una focalización prioritaria en el salario. Esta guía de lectura, elaborada por Morgane Merteuil, se rompe con esta idea preconcebida, introduciendo las teorías de la reproducción social. Gracias a las hipótesis del feminismo autónomo italiano sobre el trabajo doméstico hasta las formas de expoliación y de expropiación racistas y de género en el marco del neoliberalismo, pasando por el análisis de la totalidad formada por el Estado y la división sexual del trabajo, se desprende una perspectiva que enfatiza en el carácter difuso del capitalismo patriarcal, los lugares de su reproducción, así como los nichos potenciales de una resistencia feminista.

Notas para un feminismo cimarrón. Del cuerpo-doble al cuerpo propio

La historia del cimarronaje nos permite repensar la importancia de un feminismo de la liberación que se distingue de la simple liberación formal de esclavos. Las mujeres que cimarroneaban (marronnaient) estaban lejos de ser personas secundarias cuyas experiencias quedaran reabsorbidas detrás de las experiencias del hombre cimarrón. Incluso si ellas eran usualmente minoritarias en las comunidades cimarronas, la importancia y la significación de su rol son innegables y, al mismo tiempo, revelan el potencial emancipador del cimarronaje más allá de la simple huida de la plantación. La utopía que el cimarronaje detenta para el feminismo tiene, en esta medida, que ser dilucidada: esta reside en las estrategias puestas en marcha para fugarse del “desdoblamiento” (dédoublement) mortífero de los cuerpos dentro de la esclavitud, en donde los esclavos –y aún más las mujeres- se convierten en cuerpos dobles (doublures) que cargan con el cuidado y con la reparación del cuerpo del amo y de la ama. La reflexión sobre la historia del cimarronaje desde un punto de vista feminista –y a través del prisma de la noción de cuerpo-doble – permite, en este sentido, repensar la reivindicación “nuestros cuerpos nos pertenecen” desde una perspectiva que desarme la idea de una aprehensión del cuerpo a partir de la noción de propiedad individual.